Ventajas de la externalización del servicio de selección de personal

En el actual contexto de contención del gasto, para algunas empresas es tentador asumir tareas que poco tienen que ver con la actividad principal del negocio y que acaban recayendo  en manos de personas sin la suficiente capacidad o experiencia para conseguir resultados excelentes. Este es el caso de los procesos de selección de personal.

 

Externalizar este servicio tiene una serie de ventajas que convierten el gasto inicial en una inversión con un retorno claro y tangible a corto, medio y largo plazo. A continuación enumeraremos algunas de las más importantes:

 

1.- Agilidad del proceso: una empresa externa puede permitirse dedicar todos sus recursos,  ocho horas al día durante los días que sean necesarios para encontrar al mejor candidato  ¿Hay alguien en tu empresa que pueda dejar de hacer su trabajo tanto tiempo sin que haya  consecuencias?

 

2.- Calidad del proceso: evaluar personas no es una cuestión fácil, y menos si se trata de  puestos directivos. Se requiere formación, conocimientos, experiencia y herramientas que por  precio o complejidad de manejo, no están al alcance de todo el mundo. Las carencias a estos niveles suelen acabar convirtiendo los procesos de selección realizados por personas ajenas a  este campo en auténticos fiascos desde el punto de vista económico y humano.

 

3.- Garantías: La mayoría de empresas serias que se dedican a la búsqueda de talento dan unos plazos de garantía en caso de que el candidato escogido o la empresa decidan interrumpir su relación laboral por motivos justificados.

 

4.- Más ahorros: Poner anuncios en prensa o en varios de los principales portales de empleo  puede ser muy caro y no siempre garantiza que vayamos a encontrar lo que necesitamos si previamente no hemos sabido definirlo bien, por lo que en ocasiones estos anuncios son  dinero mal invertido por una simple cuestión de falta de precisión. A esto hay que sumar los gastos en llamadas telefónicas a los candidatos, material fungible o el alquiler de unas dependencias externas en caso de que la empresa desee mantener su identidad fuera del conocimiento de los candidatos en un primer momento por cuestiones de privacidad.

 

Quizás después de leer el presente post, todavía haya quien tenga alguna duda acerca de la conveniencia o no de la externalización de este servicio, y aunque evidentemente cada empresa tendrá sus propias circunstancias y necesidades concretas, es muy importante no perder de vista que la elección incorrecta de un trabajador puede alterar la línea de resultados de una empresa de manera notoria, y más aún cuando se trata de un directivo o mando intermedio. En términos concretos, un estudio de la prestigiosa Harvard Bussines School afirma que una mala selección de personas para un puesto de trabajo puede suponer el equivalente en pérdidas de entre tres y cinco meses del salario de la persona en cuestión.

 

Por tanto, el “hágalo usted mismo” (tan de moda en algunos sectores de venta al por menor) puede convertirse en un experimento altamente peligroso y poco recomendable para empresas donde se quiera pretender que impere la sensatez, la prudencia y el buen criterio. Como dice un célebre proverbio castellano “lo barato, al final, siempre sale caro”.

 Miguel Sánchez Barredo

MiguelSanchezOpem

Dejar un comentario

  • Todavía no hay comentarios