LOS RETOS DEL ÁREA DE FORMACIÓN DE LAS EMPRESAS EN LA ERA DIGITAL

La formación de las empresas lleva años evolucionando y adaptándose a las necesidades que demandan los profesionales.

En plena era tecnológica los recursos formativos se presentan en formatos más amenos, interactivos y que permiten una experiencia completa de aprendizaje.

El pasado martes día 26 de abril de 2016 parte del equipo de OPEM Business & Learning Solutions asistimos a la 9º edición de Next Generation Learning, evento de aprendizaje corporativo para responsables de formación donde reflexionamos y conocimos las nuevas tendencias de la transformación digital.

¿Cuáles son los principales paradigmas a los que nos enfrentamos desde los RRHH? ¿Cuál debe ser nuestro papel en esta revolución?

Somos antenas.

Los departamentos de rrhh, y en concreto los de formación y desarrollo, son los “early adopters” de la empresa, o lo que es lo mismo los primeros en testear y adaptar las nuevas tecnologías aplicables a la formación.

Debemos ser por tanto los motivadores y transmisores, convenciendo al resto de departamentos e implicando a la dirección en la toma de decisiones.

El poder de la información.

Sin sistemas de información en la organización perdemos trazabilidad. Es imprescincible conocer qué formaciones hemos hecho, qué personas han participado y qué recursos hemos destinado.

Formación vs. rentabilidad.

No resulta sencillo medir los resultados de la formación en terminos de rentabilidad, pero debemos hacer una correcta alineación entre ambas áreas y un esfuerzo por trasladar los resultados en clave económica.

Precisamente introducir herramientas tecnológicas permite una mayor trazabilidad y control; tener informes y datos en tiempo real de la participación y el desempeño de los alumnos es fundamental para lograr una correcta medición de la transferibilidad al puesto de trabajo.

-Nuestro objetivo: el auto aprendizaje, ¿damos cursos o recursos?

La formación no es un listado de recursos a disposición del alumno del cual tenemos que supervisar su correcta ejecución. La responsabilidad de la formación recae cada vez más en el propio alumno. Nosotros debemos de proveer de las herramientas adecuadas, reflexionar y buscar opciones para fomentar el auto aprendizaje.

¿Cómo podemos poner en marcha estas medidas? Como proveedores de formación a las empresas estamos al tanto de las últimas novedades y mejores prácticas de las organizaciones.

En sucesivas publicaciones daremos a conocer con más detalle las herramientas más destacadas de esta jornada que compartimos con grandes profesionales y empresas.

Paula Soriano

PaulaOpem

Dejar un comentario

  • Todavía no hay comentarios