OLDA 360º: una herramienta para el éxito (I).

Farola al atardecerCuentan que una vez, bien entrada la noche, había un hombre con algunas copas de más buscando algo sobre la acera, justo debajo de una farola encendida. Con las palmas de las manos sobre el suelo, escrutaba pacientemente cada palmo de las baldosas mientras expresaba su frustración en medio de suspiros y lamentos. En estas, un guardia urbano que llevaba un rato observando al protagonista de la historia, no pudiendo frenar su curiosidad se decide a preguntarle: -¿Qué se le ha perdido buen hombre?, -Las llaves de mi casa, que se me han caido debajo de aquel coche, responde el otro,  -Ahh, y oiga ¿No tendría más sentido que las buscase allá en frente, debajo del coche donde se le han caido?, a lo que el borracho contesta: -Si, claro agente, pero es que aquí hay mejor luz…

A pesar de los ríos de tinta que en los últimos años han sido publicados sobre competencias y feedback de 360º, no son pocas las empresas que siguen tomando decisiones en materia de talento basándose en indicios, impresiones, conjeturas o inercias del pasado, olvidando que frecuentemente es allá donde la vista no alcanza donde podemos encontrar las claves de nuestro éxito empresarial.

En OPEM Consultores, tras revisar detenidamente las distintas opciones que existen en el mercado, hemos detectado la necesidad de una herramienta ágil, ajustada en costes y fácil de aplicar para la evaluación de profesionales y directivos, de ahí surge nuestra herramienta OLDA 360º (Opem Leadership Development Audit), una encuesta cuyo objetivo es precisamente “alumbrar” en la valoración de las principales competencias en mandos intermedios y superiores desde una perspectiva desde 180 a 360 grados, permitiéndonos obtener mediciones de la percepción del propio sujeto sobre sí mismo y compararlas con las valoraciones que hacen de él sus superiores, subordinados y grupo de iguales en la organización.

OLDA 360º es un instrumento de medida sencillo y liviano pero a la vez capaz no sólo de detectar el nivel competencial del evaluado en múltiples aspectos y desde distintas perspectivas, sino además acompañarlo de una devolución, en formato de informe, al evaluado realista, operativa y precisa sobre los pasos a seguir en su desarrollo profesional futuro.

El empleo de herramientas como la presentada nos permitirá establecer  detectar, explicar y predecir fenómenos o comportamientos en el capital humano desde una perspectiva racional y rigurosa en la gestión del talento o valorar el impacto de una acción formativa desarrollada en el tiempo a partir de la medición del nivel competencial de partida. Si no somos capaces de transformar los hechos en datos y hacer un análisis adecuado de los mismos, nos encontraremos como el protagonista de la historia anterior,  limitándonos a buscar el éxito sólo hasta donde alcance la luz de la bombilla.

 

Miguel Sánchez Barredo

Jefe de proyecto

Imagen de Flickr; autor rahego; Creative Commons

Dejar un comentario

  • Todavía no hay comentarios